Ben-Hur

Muchas personas han visto la película Ben-Hur, que como sabrás está basada en el libro del mismo nombre. Pero sabías ¿cuál fue el motivo por el que se escribió?

     Su autor, el general Lew Wallace, vivió en la época (siglo XIX) en que el conocido ateo R. G. Ingersoll negaba públicamente la existencia de Dios. Un día se encontraron ambos en un tren, y el ateo, después de burlarse del cristianismo, se volvió de repente a  Wallace para decirle: “Wallace, tú eres un hombre letrado y pensador, ¿porqué no juntas el material suficiente para escribir un libro y lo entregas al mundo dando pruebas de la falsedad de Jesucristo? Prueba que ese hombre nunca existió, y que no es el autor de las doctrinas del nuevo Testamento”. Wallace atendió la sugerencia y empezó a buscar material para el libro con que debería probar la falsedad de la misma base del cristianismo. Tuvo que desplazarse a diferentes ciudades para consultar antiguos manuscritos y fuentes originales del período histórico en que Cristo vivió. Como resultado de esta búsqueda,  Wallace sacó tres conclusiones:

1ª.- Jesucristo era una figura histórica real.

2ª.- Jesucristo era el Hijo de Dios y el Salvador del mundo.

3ª.- Jesucristo era la respuesta a las necesidades de su propia    vida.      

      A causa de este descubrimiento, el versado general, a los cincuenta años de edad, cayó sobre sus rodillas implorando el perdón divino y pidiendo ser transformado en un verdadero discípulo de Aquel que hasta entonces, no había sido para él sino un personaje de leyenda. Dios oyó su oración y lo convirtió en un verdadero cristiano. Cuando se incorporó , fue para llevar una nueva vida, una vida entregada a Dios, y en lugar de escribir un libro en contra de Cristo, escribió la famosa novela BEN-HUR para probar que Jesús de Nazaret existió y que indiscutiblemente era quien dijo ser: el Salvador del mundo, que cargó sobre sí los pecados de todos los hombres para que  cuantos crean en Él y le reciban en sus vidas obtengan  salvación eterna.

     La historia de Wallace nos muestra lo sencillo que es equivocarse en materia de religión. ¡Cuán fácilmente edificamos nuestras creencias, y aun nuestras propias vidas, sobre opiniones y comentarios sin fundamento, en vez de examinar de cerca los hechos!

     Los que hemos escrito este artículo, como el general Wallace hemos descubierto que Jesucristo es una persona real y que la Biblia es a todas luces cierta. El poder que mana del Calvario ha transformado miles de vidas a través de las edades, y las nuestras propias.

     Deseamos invitarte a que hagas lo mismo que hizo este hombre, sin importar la edad que tengas o que seas hombre o mujer: entregar tu vida a Cristo.

Si lo deseas puedes hacer esta oración:

“Señor, gracias por amarme hasta el punto de dar tu vida en la cruz    por mí. Perdona mis pecados, restaura mi alma y dame tu salvación. Creo en ti y te acepto por fe en mi corazón. Gracias por todo. Amén”.

– Estos tratados se pueden descargar libremente y de forma gratuita.-